La vida no es un camino recto

Una historia de Superación: “hacer frente a enfermedades y difícil situación económica”

Pasé dos años muy difíciles, con un familiar enfermo, y económicamente tenía muchas dificultades, tuve que poner fortaleza y sostener a mi marido, que entró en una severa depresión.

Además de vender mi casa, mudarme a otra más pequeña y en otro barrio, fueron cambios que me costaron mucho y sentí que fui perdiendo muchas cosas que había adquirido con mucho sacrificio, pero aún así traté de sobrellevarlo.

Lo que me ayudó mucho fue tener fe en Dios, reflexionar, comprender, mirar a mi alrededor, y ver que mis problemas tenían solución, que de alguna manera la encontraríamos.

La vida no es un camino recto

Me enfoqué en la salud, y pedí cada dia por ella, por toda mi familia, y lo demás fue reacomodándose de poco, creí haber perdido cosas, y ahora me doy cuenta que gané otras.

Aprendí que la vida no es un camino recto, tiene sus oscilaciones, a veces más pronunciadas; lo bueno es que siempre nos dejan mensajes, enseñanzas, sobre todo nos ayudan a dejar la soberbia, la indiferencia hacia el dolor ajeno, nos hacen ver que todos somos vulnerables, que necesitamos unos de otros, aún más, somos capaces de reinventarnos y salir adelante fortalecidos.

“Especialmente, a mi me dejó ganas de seguir luchando y disfrutar de cada momento de alegría y bienestar. Valorarlos, porque amo la vida y la celebro cada dia.

Susana
de Córdoba

Cada historia, algo nos mueve, nos resuena, nos hace ver nuestra propia historia. Si eres seguidor de este sitio, aunque no nos conozcamos personalmente, como Susana, podés enviarme lo que deseas compartir. multiplesmiradas@gmail.com. Bienvenido/a! Gracias!

10 “no podés”… 11 “Yo Puedo”

Luego de haber quebrado los barrotes de una prisión tóxica, que me había llevado a dejar los estudios y alejarme de mis amistades; se despertó en mí el deseo de seguir estudiando, de progresar,  y así fue que comencé con los libros.

El último año de la carrera fue difícil, el hombre de mi vida, mi papá, enfermó de cáncer,  sólo estábamos mi mamá y yo para cuidarlo. Trabajaba, estudiaba, hacía cursos, estaba en pareja, ayudaba en casa, corría a los médicos por mi papá, sostenía emocionalmente a mis padres y mientras tanto yo me mantenía en pie como podía; mi mente era una enredadera.

“Terminar una Carrera con Mucha Vocación” – 

El 4 de diciembre del 2008 rendía la última materia de la carrera y ese mismo día internan a mi papá, me quería quedar con él…hablé con mi mamá y me dijo: “andá a rendir que tu padre quiere verte recibida.” Así, rendí mi última materia de Analista de Comercio Exterior rogando que no sonara mi celular dándome la peor noticia.

Cuando le entregué el boletín con todas las materias aprobadas a mi papá, aún internado, me miró con mucho orgullo y me dijo ya sos una profesional y el 26 de ese mes falleció.

Luego de muchos años de sacrificio en que el tiempo y los obstáculos habían desgastado el equipo de tesis y por circunstancias de la vida,  ya mis compañeros se iban alejando de nuestro objetivo y sólo pude rescatar a uno de ellos al que le dije: “no me sueltes la mano que este año nos recibimos, confía en mí.” Así fue que después de luchar contra todas las adversidades y cuando ya nadie confiaba en que me fuera a recibir, ese año aprobamos tesis. Sigue leyendo

Mi Gran Hermano

Recuerdo ver a mi mamá embarazada,  le tocaba la panza, le escuchaba decir, “es igual si es nena o varón, con tal que venga sano”… yo, un poco con humor,  un poco inocente, le decía “con tal que no venga roto.”

Llegó a nuestras vidas, después de la navidad del 77, un 27 de Diciembre, una semana antes de que yo cumpliera 4 años. Mi alegría fue inmensa. Tengo muchos recuerdos lindos de nuestra niñez, desde enseñarle a caminar, a andar en bici, jugar a la maestra, ir a la pileta del club.

Mi Gran Hermano

Mi Gran Hermano

Era de hacer renegar mucho, se escapaba a pescar y cazar pajaritos, volvía tarde, muy independiente, nada lo detenía. 

Noches atrás,  me contaba hazañas y detalles de las veces que hizo primer año del secundario, en distintos colegios de la zona, muchos esfuerzos con sabor amargo.  Desde la primaria fue tildado de burro y vago, discriminado muchas veces. Hoy gracias, a los avances en salud y educación, hay mucha contención,  apoyo psicopedagógico. 

Desde muy pequeño,  igual que a mi mamá, le apasiona la locución,  hacía programas en radio de manera aficionada.  A pesar de su dificultad con la lectura,  y atención dispersa, logró terminar  el secundario de adultos, se mudó a Córdoba y con gran alegría realizó el curso de locución con los reconocidos: Mario Luna y Marcela Palermo. Trabajó como locutor con grupos de música conocidos de Córdoba y del interior. Vocación que lleva adentro, y que surge permanentemente  a través de improvisaciones en las charlas diarias, en el wathsapp,  en los medios de comunicación que tenga a su alcance. Sigue leyendo

Bienvenido 2019! Gratitud & Desafíos

Hoy comienza el 2019, 10 años atrás comenzaba a gestar Múltiples Miradas, un gran desafío. Hoy pienso: ¿qué nuevo reto puedo proponerme? Mañana cumplo 45, a los 35 me animaba a dejar 2 consultorios en los que atendía sin costos de alquiler, para alquilar un departamento en el piso 25 de la Torre Ángela, que en ese entonces me parecía enorme! Con unos gastos fijos muy elevados en comparación.

Tenía una misión, una convicción, una fuerza interna me guiada y sostenía ante los miedos:   “es muy alto, la gente no va a venir”- “y si no lo puedo pagar”- “mirá si volvés al 2001 cuando estuviste desocupada” – “tenés todo funcionando,  en Córdoba y Arroyito y justo que podés estar tranquila, soltás y volvés a empezar?”

 Asumir riesgos era lo de menos. En distintos momentos, a lo largo de mi vida, fui siguiendo mi instinto, mis corazonadas, asumiendo riesgos para dedicarme a estudiar y luego, a trabajar en mi profesión.

Feliz 2019!! Gratitud & Desafíos

Nuevamente seguí esa voz, ese llamado a invertir todo lo que tenía, y allá fui. Contrato y llaves en mano, ponía manos a la obra. Allí estaban Bety, Trabajadora Social, Terapeuta Familiar Sistémica,  mujer extraordinaria, ­­­­ amplia trayectoria, maestra de la vida; Olga, una máster en Psicopedagogía y Valores,  Roque, en la mudanza, Gaby, Alex, Francy, mis hermanos, Sil y Jumy,  en la logística de lo que hiciera falta, electricidad, pintura, limpieza, llevar y traer muebles, asesoramiento contable. Marce  aportó mesa y sillas, sus ángeles y confianza en mí. 

Y toda mi familia,  Margarita y Adolfo, padres ejemplares, admirables, con humildad, con humor, siempre incondicionales;  mis tíos, primos, y tantos amigos entrañables que con sus palabras me dieron el empujón para que me subiera allá arriba,  y me sostienen actualmente. Son aquellos que conozco desde la primaria en Inriville, mi lugar de nacimiento, mis raíces a las que honro profundamente,  y también  amigos, que fui conociendo en distintos trabajos, y cursos en  la maravillosa Córdoba. Sigue leyendo