Psicogenealogía: Sanando a nuestro árbol genealógico

“La psicogenealogía parte de la premisa de que determinados comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación e impiden al sujeto autorrealizarse, por lo que para que un individuo tome consciencia de ellos y se pueda desvincular de los mismos es necesario que estudie su árbol genealógico. Podría decirse, que en ocasiones estamos “poseídos” por nuestras familias, particularmente las relaciones con nuestros padres juegan un papel fundamental en la formación de la psique del individuo, por lo que resulta imprescindible desatar esos “nudos” con el pasado, e ir descargando el peso de las experiencias de vida que no nos corresponden.  El árbol está vivo dentro de mí. Yo soy el árbol. Yo soy toda mi familia. Nadie tiene problemas individuales porque toda la familia está siempre en juego. El inconsciente familiar existe. Desde el mismo momento en que alguien toma conciencia de algo, hace que todos los suyos también la tomen. Ese alguien es la luz. Si uno hace su trabajo, todo el árbol se purifica.”   Alejandro Jodorowski

Psicogenealogía: Sanando a nuestro árbol genealógico

Psicogenealogía: Sanando a nuestro árbol genealógico

 

Todas las familias tienen temas a resolver, misterios, secretos, tabúes, que muchas veces por protección se tratan de ocultar o disimular, produciendo repeticiones y sufrimientos en generaciones posteriores. 

Es necesario, liberar a nuestros ancestros,  sanar nuestro árbol para seguir nuestro destino y cumplir nuestros sueños. Un paso para sanar es entender que sólo podemos ser quien somos gracias al encuentro de nuestros padres y de cada persona que conforma nuestra familia, gracias a la sincronía del encuentro, hemos podido nacer.  Abrazar nuestro árbol es un acto de Amor, de Perdón, de Reconocimiento, Reconciliación,  un renacer, un reencuentro con nuestras raíces para florecer a la Vida. 

Sanar a tu árbol genealógico con HO OPONOPONO

A continuación te sugiero un método sencillo para sanar tu árbol genealógico con        Ho oponopono. Puedes repetirlo hasta que sientas que has sanado tus memorias. Escribe en un papel lo siguiente:

Yo ______________________________________ en este acto, de mi puño y letra como regalo al CLAN al cual pertenezco y en el amor de Dios, les bendigo, pido perdón, me libero y libero a mis padres, a todos mis antepasados, a mis hermanos, primos, hijos y a toda mi familia, de todos los programas, inconscientes, de cualquier ofensa que otro CLAN haya recibido del nuestro, pidiendo perdón en nombre del que ofendió; de posibles pérdidas, económicas de herencias, de asesinatos y muertes repentinas, violentas enfermedades mentales y/o físicas accidentes violaciones, adulterios, hijos no deseados, no reconocidos, incesto, abandonos, crueldades, suicidios, maldiciones, desarraigos, falta de amor, todo lo que ha afectado a mi CLAN y a otros a través del mío, trabajos forzados, esclavitud, guerras, todo aquello que fuera alguna vergüenza y limitación. Los no dichos y toda memoria de dolor, para que ya no se siga perpetuando. Para mi mayor bien y el de todos los involucrados de mi CLAN.

Espíritu Santo te entrego mi voluntad y me entrego a la Paz Divina Amén.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. Que ya ha sido concedido.

NOMBRE COMPLETO Y FIRMA

Ahora, firma la carta, y quémala. Esparce sus cenizas por un río, mar o medio acuoso, y siente que has resuelto todo lo que tus ancestros te dejaron en herencia.

Además, una vez que hayas tirado las cenizas, cerrando los ojos, inicia varias respiraciones profundas, inhala por nariz y exhala por la boca, enseguida tensiona-presiona y suelta cada parte de tu cuerpo por lapsos de uno a dos minutos, de cabeza a pies, relaja desde cabeza, cuello, frente, cejas, oídos, mandíbula, hombros, pecho, espalda, abdomen, brazos, antebrazos, cadera, nalgas, órganos genitales piernas, rodillas, pies, dedos y tobillos y entra en tu interior, imagina una bolita brillante de luz blanca en tus manos y llévala adentro de tu cuerpo entrando por las plantas de tus pies y recorre cada parte de tu cuerpo pidiendo expiación, y llenando las células de luz energía y amor a cada parte por la que pasas hasta llegar a tu regazo y agradecer por  los regalos recibidos de tus ancestros en el pasado y devolviéndolos con amor,  aquí y ahora a tus padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos y todo el Clan familiar. Así sea. GRACIAS GRACIAS GRACIAS

Más Información sobre Psicogenealogia: 

 https://www.centroelim.org/psicogenealog%C3%ADa/ 

Más Info sobre Hoponopono:  https://centrolajasinternacional.wordpress.com/2016/08/16/sanar-tu-arbol-genealogico-con-ho-oponopono/

Ho’oponopono: Simple y Efectivo – Psicólogos Córdoba

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *