Sufrimiento como falta de fortaleza espiritual – Logoterapia

En nuestras largas conversaciones telefónicas con Beatriz, surgen distintas maneras de analizar lo que nos va sucediendo como personas,  como profesionales, como amigas, en nuestros roles cotidianos.  Somos protagonistas de eso que nos sucede, somos parte de un contexto y también arte,  todos somos co-creadores. 

Recordamos a Viktor Frankl, a quien admiramos y tomamos como ejemplo a seguir ante las adversidades de la vida. 

Sufrimiento como falta de fortaleza espiritual – Logoterapia

 

Frankl describió diversas neurosis en función de las causas que las provoquen:

1. Noógena:  surge cuando una persona no consigue dar significado a su sufrimiento,  siente desesperanza y una sensación de pérdida de significado vital.

2. Colectiva:  afectan a un gran número de personas que comparten la misma cultura y/o nacieron en una época determinada. Definió cuatro actitudes como neurosis colectivas: el fatalismo (creer que todo tiene causas externas), el fanatismo (idealizar las propias creencias y no tolerar el resto), la falta de atención al futuro y la conformidad o “pensamiento colectivista”

3. De Domingo: muchas personas tratan de dar sentido a sus vidas a través del trabajo y del ritmo frenético de la semana. Cuando llegan el fin de semana, las vacaciones o la jubilación y  tienen tiempo libre, aparecen sentimientos de apatía, aburrimiento y vacío existencial

Sufrimiento como falta de fortaleza espiritual - Logoterapia

Sufrimiento como falta de fortaleza espiritual – Logoterapia

4. De desocupación:  es similar a la de domingo, pero se prolonga durante más tiempo. Cuando una persona no tiene ocupación o trabajo tiende a experimentar un estado de apatía y sentimientos de inutilidad por falta de metas vitales.

5. Psicógena, reactiva, somatogénica y psicosomática: se refiere a los factores que originan la alteración. Las neurosis psicógenas tienen causas psicológicas, como las actitudes, mientras que las reactivas se deben a una respuesta intensa del organismo a la presencia de síntomas somáticos o psicológicos. Sigue leyendo