¿Adónde va el Amor que prometemos por whatsapp, tinder y otra red?

¿Te lo has planteado alguna vez…? ¿Eres de los que sueñan, se ilusionan, viven esperanzados en brindar “lo mejor a la mejor persona”, a aquella que también espera por nosotros y tiene regalos exclusivos de su alma y corazón para entregarnos?

A diario recibo en el consultorio, soñadores, soñadoras y enamoradizos de todo tipo, de la intensidad y variedad que imagines.

 Comparto una experiencia que puede ser similar a la tuya…*

“…ansiaba ese encuentro, esos momentos de placer, silencios colmados de buena energía, caricias que erizan la piel, miradas eternas de intriga, dulzura y  seducción.”

amor por internetUna fecha y un lugar nos convocaron,  un impacto alegre al vernos, al reconocernos… Sabores y sonidos que acompañaban, aromas que nos distinguían como hombre y  mujer, un abrazo, una voz de adentro, que dice: “Si, sos vos… mejor de lo que te soñé… me encantas.” “Me quedo a charlar,  tomado de tu mano y te abro las puertas de mi historia… confió en ti… a ti me entrego ahora, después de tantas penas y decepciones” “Por vos, esperé… aquí estoy…, sé que me esperabas,  me anhelabas… te ofrezco mis abrazos, mis oídos, mi sabiduría, mi amor, mi vida.”

Y fuimos por esos besos, en público, tan espontáneos,  y; en privado, nos dejamos para otra vez…

Los días pasaban y más te disfrutaba… tus mensajes eran una bendición, me inspiraban, iluminaban, poco a poco iba descubriendo tu historia de vida, tu familia, tu pasado sentimental, tus pasos profesionales, tus aprendizajes, pasiones, compromisos, metas, gustos, inquietudes, creencias, curiosidades…

También me animé a compartir mis más reservados secretos, los que me dan vergüenza, pudor, algunas intimidades,… en general, las cosas diarias se disfrutaban más sabiendo que estabas ahí.  

 ¿Sólo un loco se enamora de alguien a quien apenas vio y conoció…? ¿y los amores a primera vista? Acaso llamamos locura a esa intuición bendita que nos guía hacia nuestra felicidad… ¿será  cordura en vez de locura…?  Si no hubiésemos sido correspondidos, tal vez sería obstinación, persecución, pero ahí estábamos los dos, en esos mensajes, voces, fotos, miradas, caricias…

Creo que lo virtual es un modo de relacionarnos limitado, distinto al cara a cara, a dialogar personalmente, pero tiene sus ventajas,  fue nuestra manera de encontrarnos y estoy infinitamente agradecida… fue ese primer paso para salir de mi coraza, mis miedos,  mi inseguridad.

Fue más una relación virtual, en la que existen sentimientos reales… Fuiste vos, el único y especial con quien conecté y sentí que podía dar otros pasos confiadamente.

Los di, los dimos…, avanzamos un poco, algo de lo esperado no sucedió, el miedo u orgullo nos superó,… no hubo otra vez… fue un arrollador silencio, un frío que congeló mis sentimientos,  una culpa a la que, sin atenuantes, y sin oportunidad de defensa,  fui condenada…

Reflexiono, asumo mi inmadurez, mi excesiva fantasía, mi timidez, mi poca reacción.

Guardo todo el amor que tengo para vos, ese amor que apenas naciendo ya conoce la incomprensión, y se funde al dolor. Lo entrego a otros seres queridos que se acercan, a mis proyectos, a mi perro, mis plantas…

Pronto me doy cuenta de que nada te reemplaza, mi ser te extraña,… te perdono, me perdono,  a ti va mi amor con la intención, los pensamientos, las visualizaciones…

Recuerdo y vuelvo a sentir, vuelvo a esperanzarme, a soñar con que aprendamos y superemos las barreras internas para vivir este amor plenamente.

“Vuelvo a creer que es posible concedernos la paz y alegría de compartir cada día irradiándonos  luz y expandiéndola a nuestro alrededor.”

* (podés comentarme cual fue la tuya 🙂 ) Gracias 🙂

Hasta la Próxima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *