Dale a los bebés: contacto y comunicación

¡Hola! Tengo la grata oportunidad de enviarles otro artículo de la Lic. ​María del C. González Grané, nuestra Colega Invitada por Múltiples Miradas. A disfrutarlo 🙂

“Todos los bebés necesitan contacto y comunicación”

Sin duda alguna el ser humano tiene muchas necesidades que deben ser satisfechas para garantizar su supervivencia.​ Pero si  nos remontamos a los primeros meses de vida, puede decirse que la principal necesidad es la de contacto  y comunicación.​

Obviamente son muy importantes los nutrientes que ingresan a su organismo por medio de la alimentación, pero para estas primeras etapas, la alimentación es una necesidad que va indefectiblemente de la mano de la necesidad de comunicación.​

Pensemos por un instante en un bebé que acaba de nacer, antes de tamaño acontecimiento en su vida, el pequeño vivía en condiciones muy diferentes a las cuales se enfrenta una vez que nace.​
En el vientre de su mamá estaba rodeado de líquido amniótico, podría moverse libre y pacíficamente, las necesidades de alimentación, oxigenación y regulación de sus sistemas están a salvo por medio del importantísimo órgano que es la placenta, y obviamente por medio de todos los sistemas maternos.​
Los sonidos o estímulos auditivos le llegan amplificados, gracias a la presencia de ese mismo líquido amniótico.​
Solo percibe claroscuros según sea la mayor o menor intensidad de la luz a la que está expuesto, siente el calor, el ritmo suave y constante de los latidos del corazón de su madre, y otros sonidos propios del organismo.​
Cuando este pequeño ser humano ya está preparado para sobrevivir por sus propios medios, se produce su nacimiento, uno de los hechos más trascendentales en su vida, y que sucederá una única y asombrosa vez.​
Y así, por este mero arte que la naturaleza viene practicando desde los inicios de la humanidad, se da el pasaje de uno a dos, una serie de hechos que se continúan uno a uno y a los cuales el pequeño debe adaptarse para poder continuar creciendo y desarrollándose en el medio extrauterino.​
Una vez fuera del vientre materno, la sucesión de estímulos comienza: empieza a respirar por sus propios medios, la fuerza de la gravedad hace que no pueda moverse como lo hacía mientras estaba en la panza rodeado de líquido amniótico, siente el aire sobre su cuerpo, hay ruidos, sonidos, olores, cambios en la intensidad de la luz… Se siente tocado, y así empieza a experimentar la sensación del contacto con otro, se inicia la interacción con el medio que lo circunda.​
Esta adaptación al medio se va a dar en mejor condiciones cuando el niño se sienta lo suficientemente contenido por quienes lo rodean.​
Las personas que se relacionan con el pequeño cumplen un rol muy importante para el desarrollo de este nuevo ser. Deben, de alguna manera “mediatizarle el mundo”, ponerle palabras a las cosas y ayudarlo a marcar los límites y las fronteras entre su cuerpo y el de quien lo sostiene.​
Como vimos, los cambios y adaptaciones que tienen que hacer los niños recién nacidos son muchos y variables, va a ir reconociendo los estímulos de a uno por vez, de a poco y paulatinamente podrá interactuar con  las personas y con el mundo a su alrededor.​
El contacto seguro, la comunicación empática, la mirada exclusiva y amorosa, serán pues elementos de gran valor para que este pequeño ser vaya delimitando sus fronteras personales, reconociendo las partes de su cuerpo, y realizar la separación “yo- no yo” a los fines de formar su identidad, su esquema corporal y sus cualidades personales. Todo lo cual irá conformando una personita individual y maravillosamente única.​

Los bebés necesitan ser sostenidos, acunados en los brazos, cerca de los latidos del corazón (sonidos por demás familiares para él), necesitan ser cantados, arrullados… todos los niños necesitan un regazo. Porque por más satisfechas que se encuentren todas sus necesidades, si estas no van acompañadas de vinculación, la adaptación y el aprendizaje no tendrán las mismas cualidades.​
El sostén físico y emocional le da al pequeño la seguridad tan necesaria de sentir que cada día es un nuevo desafío y que no está solo en su crecimiento, pues la confianza del apoyo constante le brinda herramientas fundamentales en esto de aventurarse a crecer saludable, tanto física como emocionalmente.


María del C. González Grané​
Lic. en Psicología M.P. 6351

¡Muchas Gracias María por mimarnos con tus artículos!

Otros artículos de la Lic María del C. González Grané​ http://www.evangelinaaronne.com.ar/2013/02/miremos-al-bullying-de-cerca.html

http://www.evangelinaaronne.com.ar/2012/12/que-es-la-depresion-post-parto.html

¡Gracias a los felices papás Laura y Diego, y a su pequeño Marttin Uriel por regalarnos esta imagen  tan maravillosa de armonía familiar!

¡Gracias a Marce y a su solcito Joaquín por esas miradas cómplices y sus carcajadas que contagian!

Quienes quieran compartir sus artículos, sólo deben enviarlos a multiplesmiradas@gmail.com, en tamaño 12 – hoja A4. ¡Bienvenidos!

Recuerden:

 Todos los Viernes desde las 8.30 hs

Compartimos algo rico, aprendizajes y buenos momentos.

Talleres para Estimular Múltiples Habilidades – Para Adultos Sanos.

 “Múltiples Actividades para Potenciar tu Creatividad y Socialización”

Inscripciones abiertas- Cupos limitados :)

Te Esperamos!!

Un pensamiento en “Dale a los bebés: contacto y comunicación

  1. Hermoso e indispensable para todos aquellos que estén por recibir un bebé en su familia, muchas veces no nos damos cuenta de todos los cambios que deben transitar apenas nacen los bebés o a veces uno piensa que no se darán cuenta de las caricias, el hablarles el tiempo que se le puede dedicar. me pareció tan bueno que lo reenvío a todas las futuras mamás que conozco!!!Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *