Tengo a mi “ex” en Facebook

 Seguinos en FACEBOOK

Psicología Integral en Córdoba

Publicada en el mes de Enero 2013, en Revista Oh LaLa Por Agustina Vissani

 Comparto la nota, tal cual  sale en la revista, al final se encuentra una breve apreciación mía, en próximo post enviaré más ideas. Espero sus Comentarios para ampliar el tema 🙂

Acabas de cortar con tu novio, pero él todavía está entre tus “amigos”. A sólo un par de clics, tenés acceso a sus actualizaciones… ¿Qué haces?

Es cierto que inmediatamente después de terminar una relación nos invade una necesidad imperiosa de querer saber todo de la vida del otro. ¿Qué estará haciendo? ¿Con quién? ¿Ya sale con otra? ¿Está bien? ¿Está mal?… ¿Vive? No tenemos noticias de la persona con quien compartíamos cada día de nuestra vida, y eso nos carcome la cabeza. Entonces, tener acceso a su muro de Facebook aparece como la solución. ¿Qué pasa cuando nos encontramos con algo que hubiésemos preferido no ver? Algunos ejemplos:

 ESTÁ CON OTRA: Hay mil maneras de descubrirlo, pero qué peor que ver una foto de tu ex dándole un beso a una “minita”. Sí, peor es el comentario que termina de confirmar lo que no querías saber: “Feliz, con el amor de mi vida”. Ahora, ¿era necesario publicarlo? Si cortaron hace dos meses!

No sabés si tirarte a la cama a llorar, stalkear el perfil de ella para convencerte de que no tiene nada que hacer al lado tuyo o llamarlo por teléfono para decirle lo irrespetuoso que es, entre otras cosas mucho menos amables.

Los celos, las comparaciones y querer saber qué fue de su vida son algo común, pero enterarnos por lo virtual da lugar a falsas interpretaciones y por ende, afecta nuestras emociones y nuestra vida. Es que si bien vos revisabas con regularidad (cada media hora) su Facebook, para saber si había empezado a salir con alguien, lo cierto es que no estabas preparada para confirmarlo.

 SE LA PASA DE FIESTA: De gira a Rosario con los pibes. De nuevo en las canchas”. Doce palabras que leíste y releíste una y otra vez desde que aparecieron publicadas en su muro

el viernes a las 5 de la tarde. Llamaste a tus amigas, que te convencieron de que lo hace a propósito para darte celos; lo hablaste con tu psicóloga en una cita de emergencia y hasta le escribiste a un par de amigas rosarinas para que estén atentas si lo ven. ¿Es lógico que te pongas así? ¿Te tendrías que haber enterado de esto o aquí debería aplicarse la frase: “Ojos que no ven, corazón que no siente”.?

Si él decide recuperar su adolescencia perdida, no tiene por qué andar publicándolo para que todos (incluso vos) se enteren. Pero a los ex, de repente, les gusta andar gritando a los cuatro vientos todas sus nuevas conquistas. Y así, sábado a sábado, una es espectadora de sus andanzas.

 ESTA MAL:  Pero sus comentarios no siempre hablan de lo bien que la está pasando. También están los ex –  manipuladores que manejan el sentimiento de culpa a la perfección. Esos que con fragmentos de canciones melosas o frases como “no sé cómo seguir” atacan tu lado más culposo y te hacen sentir mal por haberlos dejado (justo en este momento en el que tanto te necesitaba).

O los que cada sábado, mientras estás decidiendo que ponerte para salir o chequeando a que fiesta vas a ir, te mandan un mensajito que te deja helada: “¿Cómo te sentís hoy? Yo te extraño muchísimo”. Uy! Y el mundo se te vino abajo.

¿QUE TE PASA A VOS?

Un estudio de la Universidad de Brunel, en Londres, confirma que espiar los perfiles de los ex dificulta la elaboración del duelo, propicia los pensamientos negativos y ¡los deseos de tener sexo con él! Y si bien indica que eliminarlo tampoco es lo ideal, es fundamental no irse al extremo y revisar su perfil permanentemente.

Lo que sucede es que la imagen que devuelve Facebook siempre nos hace pensar que el otro la está pasando mejor o que está pudiendo superar con más recursos la separación. Siempre vemos al otro mejor. Por eso, entrando a chusmear retazos de su vida, muchas veces no hacemos más que alimentar fantasmas. Lo ideal es no engancharse demasiado y estar más atentas a nuestra vida que a sus actualizaciones. ¡No vale la pena!

 Y A VOS, ¿QUE TE PASA? MARINA (26 años) “Al mes de haber cortado, lo etiquetaron en una foto en la que estaba dándole un beso a una chica. Lo llamé para decirle que no podía creer que me hiciera eso después de cuatro años de relación. Él no me dio explicaciones, solo se enojó consigo mismo porque pensó que tenía configurada su privacidad para que no se viera nada”.   CAROLINA (31 años) “En cuanto cortamos, me borró del Facebook y empezó a eliminar a todas mis amigas y a cualquier posible “informante”. Empecé a sentir que ocultaba algo y me convertí un poco en stalker. Como mi ex suegra tiene un perfil público, me fui enterando, por ejemplo, de que a los pocos meses de habernos separado se casó por civil”.  FLORENCIA (28 años) “Creo que una de las actualizaciones que mas me afectaron fue cuando cambió su estado a “soltero”. Aunque verlo con otras chicas me sigue dando algo de celos, siento que puedo mantener este vínculo virtual sin que me afecte. Entro cada tanto y, además, me encanta que él pueda ver lo diosa que estoy y se quiera matar”.

 DUELO, por la Lic. en Psicología Evangelina Aronne.

Mantener un vínculo virtual, sobre todo en los primeros meses, no ayuda a elaborar la separación, porque se establece un vínculo con lo virtual y no con lo real. Entonces, surgen sentimientos de inseguridad, autoreproches, broncas, decepción, autoengaño, expectativas poco realistas, comparaciones, bajo autoestima, estancamiento y culpas.

.

¡Muchas Gracias María Virginia Quinteros por tipearla! (Futura colega, voluntaria del Equipo M. Miradas.)

Seguinos en Facebook: Múltiples Miradas – Lic. Evangelina Aronne

Múltiples Miradas: equipo que brinda atención psicológica en cada etapa de la vida, integrando diferentes corrientes de la psicología. Escribinos a: multiplesmiradas@gmail.com o llamanos al 0351 – 4211275.  Te Esperamos :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *