Una relación conflictiva tiene salida

Un testimonio acerca de los noviazgos adolescentes, donde en nombre del “amor” se controla a la persona, denigrando, aislando, desvalorizando y golpeandola.

Me nombre es Agustina, soy estudiante universitaria, tengo 21 años y resulta increíble que a  esta edad  tenga una historia  tan poco feliz para contar; pero que como en los cuentos, terminó salidabien. Me identifico como una persona alegre, simpática, honesta, que valora las pequeñas cosas y  que sabe cuando las cosas van mal.

Hace  6 años atrás empecé una “Historia de amor” que  arrancó como el típico primer amor :  una chica de pueblo se enamora de otro chico de pueblo , común, simple, bueno, agradable para los demás, nada raro.  Sin embargo,  no pasó  tanto tiempo para que mostráramos  nuestra  verdadera forma de ser.

En aquel entonces creía que lo amaba, que él era mis ojos y que  vivía para y a través de él.  La diferencia de edad, si bien no era tanta (él en su momento tenia 17 y yo 14), influía mucho.

Él ya había vivido muchas cosas que yo todavia no y eso era lo que me hacía hacerle caso hasta en lo más mínimo. Todo venía bien hasta que un día discutimos por celos y me golpeó . Yo no hice nada. A partir de ahí se tornó una costumbre pelearnos y desafiarnos por cualquier cosa sin importancia. Por mi parte, cada vez que él me hacía algo, volvía a mi casa con mi mejor cara, como si nada hubiera pasado;  y jamás se me hubiera ocurrido contarle algo  a alguien. Terminé la secundaria y me vine a estudiar a Córdoba.

Él también me siguió con la excusa de que  venía a estudiar pero lo único que hacíamos era estar  juntos. Pasamos por muchos problemas, hasta que un día yo estaba sola  en mi departamento, él llegó y después de una fuerte  discusión me pegó y por poco me mata. En ese momento no dudé en denunciarlo y no lo vi por 4 meses. Durante ese tiempo sentí  que me moría sin él y  que lo quería a pesar de lo que me había hecho. Aún cuando todos me decían que no debía pensar así y yo sabía que seguir  sintiendo amor por él no era lo indicado, no podía sentirme de otra manera, esa era mi forma de amar. Me sentía mal, con desniveles emocionales  en los que pasaba del amor al odio en un segundo y estaba desganada conmigo misma, con el estudio. Me peleaba  con mi familia y mis amigos por él, todo el tiempo.

Hasta que un día, mi mamá muy preocupada y sobre todo yo,  con ganas de no estar más así, decidí  ir a la psicóloga y empezar una terapia que me ayudara a salir de ese pozo en el que estaba. Al principio pensaba que nunca nadie me lo iba a poder sacar de la cabeza y nadie me iba a entender  de que a pensar de tanta violencia, yo no podía seguir sin él.

De a poco fui entendiendo, sesión tras sesión, que el amor no es eso o no debería serlo, sino de ser felices sin dejar de ser uno mismo y sin dejar que  la otra persona tome el control de mi existencia.

Este fin de año me encuentra fuerte, con ganas de vivir, de salir de mi casa, de conocer gente nueva, de tener otras experiencias, de ser yo misma sin ser egoísta y sin mentir; con ganas de buscar mi felicidad aceptando mis límites,  sin tener que doblegarme ante nadie. Me di cuenta de muchas cosas que andaban mal y que en su momento no veía o no quería ver. Por algo me habrá tocado vivir todo eso.  Creo que el tiempo ayuda a curar las heridas del corazón, a verlas desde otras perspectivas y reflexionar sobre uno mismo: ¿Qué quiero para mi vida?,  ¿Qué estoy dispuesta a ceder o entregar para ello?  Hoy me doy cuenta que muchas cosas  dependen de mi  y que solamente yo soy la que decide mi propio camino. Ahora depende de vos elegir el tuyo. GRACIAS EVANGELINA!  🙂

Si te sentís encerrada,  como en una trampa, en un círculo vicioso de amor, culpas, odios, arrepentimientos, y otra vez,  promesas y amor, culpas, dolor, celos, control, violencia…

Y no ves la salida,  Pedí ayuda para encontrarla. Hay una salida. hay salida. hay salida.

8 pensamientos en “Una relación conflictiva tiene salida

  1. decime donde en cordoba a distancia puedo estudiar algo relacionado con la violencia familiar yo lo padesco va lo padeci y quiero si pudiese ser util y ayudar a la gente con esto hacerlo por favor mandame donde yo soy del interior de cruz del eje

  2. HERMANIS QUIERO FELICITARTE POR EL CAMBIO QUE HAS HECHO GRACIAS A LA AYUDA PSICOLOGICA PERO SOBRE TODO GRACIAS A VOS QUE DECIDISTE CONTAR AFRONTAR TUS MAS DUROS SENTIMIENTO Y TAMBIEN DEJARTE AYUDAR.
    ME SIENTO MUY ORGULLOSA COMO HERMANA YA QUE NO ES FACIL HACERLE FRENTE A UN TEMA TAN COMPLEJO COMO ES LA VIOLENCIA.
    LE PUSISTE MUCHAS GANAS Y ENTUSIASMO Y ESO SE NOTA.
    QUIERO QUE SEPAS QUE TE QUIERO MUCHO Y QUE TU FELICIDAD HOY ES LA MIA ASI COMO EN EL PASADO TU DOLOR ERA MI DOLOR.
    ME PARECE MUY BUENO TU TESTIMONIO Y OJALA SIRVA PARA AYUDAR A OTRAS PERSONAS QUE ESTAN PASANDO POR LO MISMO PARA QUE PUEDAN PEDIR AYUDA Y VER QUE SE PUEDE SER FELIZ DE OTRA MANERA. UN BESO ENORME

  3. Es genial que puedas compartir tu testimonio desde el otro lado de la vereda, a los que estamos todavia queriendo cruzar la calle nos llena de felicidad y alegría saber que así como vos encontraste salida nosotros tambien la vamos a encontrar y en algún momento la tristeza se va a ir definitivamente.
    Besos.

  4. Hola Agus, acabo d leer tu testimonio y m alegra enormemente x vos y x Isa (mi gran amiga) q estés tan bien, q hayas podido salir deshacerte d ese energúmeno, vos t merecés mucho más x lo linda persona q sos. Sé lo q sufristes al igual q tu flia.pero nunca es tarde y ya ves t encuentra fin d año renovada. Mucha suerte t quiero. BIBIANA.-

  5. Agus me puso muy contenta leer tu testimonio, lo vivimos muy de cerca y tambien lo sufrimos junto con vos… Por suerte ya se termino y siempre podemos aprender de todo lo que vivimos… Te quiero mucho, nos veremos prontito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *