Buen trato hacia las mujeres: “saber y hacer”

Publicada en ” La Otra Realidad”.  Buenos Aires – Argentina

Participo en un informe realizado por   ” La Otra Realidad”, acerca de la violencia hacia las mujeres, aquí les dejo un resumen para  saber qué es  y hacer algo al respecto.

Considero que conocer ayuda a prevenir y que además de prevenir es necesario PROMOVER  BUENAS ACCIONES,

BUEN TRATO INTERPERSONAL.

………………………

“Acabo de dejar a mi pareja después de tres años de convivencia. La razón que me llevó a tomar la decisión fueron sus maltratos físicos y psicológicos. Cuando lo conocí me sentía muy segura con él, pero después todo  cambió. A veces era el hombre perfecto y luego se convertía en un infierno: me insultaba, me pegaba y me aisló completamente. Ahora me fui de su casa, y estoy viviendo sola con nuestro hijo, me siento muy mal y tengo miedo de volver con él porque no quiero caer más en esa relación, pero estoy muy insegura”. El relato de Jennifer es estremecedor, pero es sólo una de las tantas victimas de la violencia de género. A pesar del calvario en el que  vivió y el sufrimiento con el que tendrá que convivir hasta poder encausar su vida, ya ganó una batalla: es una sobreviviente de una forma de agresión.genero

“Considero que la violencia de género abarca todos los actos mediante los cuales se discrimina, ignora, somete y subordina a las mujeres en los diferentes aspectos de su existencia. Es todo ataque material y simbólico que afecta su libertad, dignidad, seguridad, intimidad e integridad psicológica, moral o física. Incluye tanto malos tratos de la pareja, como agresiones físicas o sexuales de extraños. Y no es exclusiva del hogar, se da en distintos ámbitos laborales, sociales, educativos y en al área de la salud”, enumera la psicóloga Evangelina Aronne.

Cuando la situación se vuelve extrema, puede llegar al femicidio, que es “el asesinato de mujeres, adolescentes y niñas; es el final de un proceso en el que anteriormente hubo instancias de control, celos, poder, descalificación, ninguneo, y golpes y golpes hasta llegar al asesinato”, explica Tuñez.

Morir por ser mujer

El ciclo comienza con una primera fase de “acumulación de la tensión”, en la que la víctima percibe claramente cómo el agresor va volviéndose más susceptible, respondiendo con más agresividad y encontrando motivos de conflicto en cada situación.

La segunda fase supone el “estallido de la tensión”, en la que la violencia finalmente explota, dando lugar a la agresión.

En la tercera fase, denominada de “Luna de Miel” o “arrepentimiento”, el agresor pide disculpas a la víctima, le hace regalos y trata de mostrar su arrepentimiento. Esta fase va reduciéndose con el tiempo, siendo cada vez más breve y llegando a desaparecer.

Este ciclo, en el que al castigo (agresión) le sigue la expresión de arrepentimiento que mantiene la ilusión del cambio, puede ayudar a explicar la continuidad de la relación por parte de la mujer en los primeros momentos de la misma.

Este ciclo pretende explicar la situación en la que se da la violencia física, ya que la violencia psicológica no aparece de manera puntual, sino a lo largo de un proceso que pretende el sometimiento y control de la pareja.

El ciclo de la violencia física: habitualmente se justifica y se trata de dar explicación por:

• Características personales del agresor (trastorno mental, adicciones).

• Características de la víctima (masoquismo, o lapropia naturaleza de la mujer, que “lo busca, le provoca).

• Circunstancias externas (estrés laboral, problemas económicos).

• Los celos (“crimen pasional”).

• La incapacidad del agresor para controlar sus impulsos.

• Las víctimas y sus agresores son parejas mal avenidas (“siempre estaban peleando y discutiendo”), de bajo nivel sociocultural y económico, inmigrantes…

Tipos de violencia

• Física. Se refiere a empujones, mordiscos, patadas, puñetazos y agresiones con objetos o armas.

• Psicológica. amenazas, insultos, humillaciones, desprecio hacia la propia mujer, desvalorizando su trabajo y sus opiniones. Implica una manipulación en la que incluso la indiferencia o el silencio provocan en ella sentimientos de culpa e indefensión, incrementando el control y la dominación del agresor sobre la víctima, que es el objetivo último de la violencia de género.

• Económica. Controlar el acceso de la víctima al dinero, tanto por impedirle trabajar de forma remunerada, como por obligarla a entregarle sus ingresos, haciendo el hombre uso exclusivo de los mismos.

• Social. El agresor limita los contactos sociales y familiares de su pareja, aislándola de su entorno y limitando así un apoyo social importantísimo en estos casos.

• Sexual. Presiones físicas o psíquicas que pretenden imponer una relación sexual no deseada mediante coacción, intimidación o indefensión.

Las formas de la violencia

Está claro que la violencia física, que muchas veces termina con la muerte de la víctima, es la que se reconoce más fácilmente, y la que quizás está más condenada por la sociedad. Sin embargo, existen otros tipos de violenciaque traen aparejados muchos trastornos psicológicos paraquienes la sufren. “A mi entender la que más afecta es la que se mantiene invisible dentro de ellas: la psicológica, económica y social, porque es difícil de demostrar y de decodificar, ya que en nombre del amor se ejerce un abuso simbólico. Existen dobles mensajes en los que la mujer se encuentra en una trampa, difícil de salir, ya que desde las palabras se dice algo y desde los hechos se hace otra cosa. ‘Haz lo que yo digo, no lo que yo hago’, parece ser el mensaje. Muy contradictorio. Difícil de entender y de hacer reconocer a quien lo ejerce”, explica la psicóloga Aronne.genero1

Existen otras formas que pueden afectar la autoestima de las mujeres. Se trata de la desigualdad laboral y en la búsqueda de oportunidades. “Muchas veces nos vemos perjudicadas y discriminadas en el trabajo, porque ante el desempeño en las mismas tareas las mujeres cobramos menos, porque somos descalificadas y siempre sufrimos situaciones de desigualdad o acoso”, remarca Tuñez.

Otras variantes de la violencia de género son la violación y la trata de mujeres, que si bien no se dan en un núcleo primario o de cercanía, como en las otras situaciones, son también manifestaciones de un ejercicio de poder del hombre sobre la mujer. “Las chicas que son expuestas a estas circunstancias son víctimas de este sistema patriarcal y machista que hace que ese hombre se sienta con derecho de poseer a la primera mujer que se le ocurra, porque es el macho y tienen que hacer lo que su naturaleza le llama a hacer; o en el caso de los secuestros y la prostitución, simplemente usar su cuerpo como herramienta para ganar dinero”, concluye.

Lo difícil de pedir ayuda

“La persona está confusa y desorientada, llegando a renunciar a su propia identidad y atribuyendo al agresor aspectos positivos que la ayudan a negar la realidad. Se encuentran agotadas por la falta de sentido que el agresor impone en su vida, sin poder comprender lo que sucede, solas y aisladas de su entorno familiar y social y en constante tensión ante cualquier respuesta agresiva de su pareja. Se sienten heridas, estafadas y avergonzadas, además de encontrarse apáticas, cansadas y sin interés por nada. Por lo cual pedir ayuda se hace mucho más difícil. Una vez que hay intervención de parte de la familia, ayuda especializada y contención, el camino a seguir es dificultoso pero más claro y ya no está sola para atravesarlo”.

Las secuelas

“Después de un determinado tiempo se puede dar el síndrome de la mujer maltratada, es decir una adaptación a la situación caracterizada por el incremento de la habilidad de la persona para afrontar los estímulos adversos y minimizar el dolor, además de presentar distorsiones cognitivas, como la minimización, negación o disociación; por el cambio en la forma de verse a sí mismas, a los demás y al mundo. También pueden desarrollar sentimientos depresivos, de rabia, baja autoestima, culpa y rencor; y suelen presentar problemas somáticos, disfunciones sexuales, conductas adictivas y dificultades en sus relaciones personales. Tienen dificultades para dormir, pesadillas en las que reviven lo pasado, están continuamente alerta, irritables y con problemas de concentración.”

¿Qué rol asume la sociedad en cuanto a estas circunstancias?

La gente está anestesiada respecto a tantos problemas económicos, de inseguridad social, tanta violencia y agresividad que muestran los medios de comunicación. Muchas veces en vez de informar y ayudar a tomar conciencia, esto produce un efecto contrario, y como sociedad miramos a otro lado, cambiando de canal por un programa mas light, menos comprometido. Estamos inmersos en nuestros propios problemas individuales y no podemos ver que los cambios que hay que hacer son de raíz, son sociales, y desde la educación como herramienta básica.”

Adonde acudir:

Córdoba: Dirección de Violencia Familiar: Alvear 150, ciudad de Córdoba, de lunes a viernes, de 8 a 20.

Unidad Judicial de Violencia Familiar: Duarte Quirós 650. Atención las 24 horas.

22 Unidades Judiciales de barrio. Atienden las 24 horas. Tienen la obligación de recibir la denuncia. Si no lo hacen: denuncie al 0800-444-4402. Pida el nombre del sumariante que se niega.

0800 888 9898. Servicio telefónico gratuito. Funciona las 24 horas.  fuente: www.lavoz.com.ar

Lugares adonde acudir a pedir ayuda por provincias: www.rimaweb.com.ar/violencias/asistencia.html

podrán leer nota completa, donde se detallan estadisticas . ” La Otra Realidad”.

Mariana Gentile. Periodista – La Otra Realidad.  Buenos Aires – Argentina

Be Sociable, Share!

Articulos relacionados

Hay un comentario. Agregá tu opinión.

  1. Jor dice:

    Hola, después de leer entre otros artículos, éste, no salgo del asombro de haber podido salir de las “garras” de un hombre violento en potencia. Siempre tuve las alarmas en mi cabeza, pero el corazón siempre estuvo de su lado. Mi pensamiento era poder ayudarlo y sacarlo de los problemas (adicciones, conducta agresiva) pero olvide quién era yo y permiti que me tratara como quisiera. Aún así, mis alarmas siempre estaban encendidas y aunque mis amigas no estaban ya y lo único que nunca abandone fue a mi mamá y a mi papá, tomé la decisión de dejarlo después de otros intentos que él justificaba con promesas de cambio. Lo que extraño son esos momentos que él era la persona más dulce y cariñosa, y me hacia sentir protegida. Pero la realidad era otra, no llegó a golpearme y no lo hubiera permitido, pero sí recibí denigracion, insultos y maltratos psicológicos. Espero nadie pase por esto, somos mujeres y además personas, no objetos de colección. Saludos, Jor

Get Adobe Flash player